¡Necesitáis un club de lectura familiar!

Los clubes de lectura han ganado terreno en los últimos tiempo, y los infantiles tampoco podían faltar. Se trata de una actividad increíble que puede animar a nuestros hijos a introducirse en el mundo de la literatura al mismo tiempo que conocen a otros peques con sus mismas inquietudes.

Leer muchas veces es un acto demasiado solitario. Y es cierto que cuando leemos un libro en privado muchas veces sentimos que necesitamos hablar de todo lo que está ocurriendo dentro de él, porque es muy grande como para acapararlo por nosotros mismos y contenerlo. Pero encontrar a alguien que se haya leído ese mismo libro y este dispuesto a charlar sobre él no siempre es fácil. Por eso los clubes de lectura son una estupenda herramienta para afrontar nuestras lecturas. No solo nos marcan tiempos de lectura (sí… a veces somos algo vaguetes), sino que además nos permiten sociabilizar y expresar lo que nos ha aportado ese libro.

Sin embargo, muchas veces es difícil acoplarse a los tiempos de los diferentes grupos y a las lecturas (no todas nos tienen por qué interesar). Esto no tiene que desanimarnos. Podemos crear nuestro propio club de lectura. ¿Por qué no? Cosas más difíciles habremos hecho, seguro. La clave está en tomárnoslo como un juego, pero sin olvidar que es algo importante y que todos debemos seguir unas pautas para que funcione.

El punto en común al que no debemos perder de vista es: hacerlo todo juntos.

Crear el club juntos

El primer paso para captar el interés de los pequeños de la casa es involucrarles en la creación de este club. No consiste en crear nosotros un grupo de lectura perfecto a nuestra manera, sino conseguir un trabajo en equipo. Hay mucho que hacer, así que no hay tiempo que perder. Reuníos y decidid cómo os dividís las tareas entre todos:

  1. Elegir un buen nombre
  2. Diseñar los carnés del club
  3. Construir un refugio para leer
  4. Crear una hucha común para comprar los libros
  5. Decidir los días que vais a reuniros

Elegir las lecturas juntos

El primer paso es elegir géneros que nos puedan interesar (aventuras, terror, fantasía, humor…) y después realizar una búsqueda de posibles títulos. Podemos ir en persona a una librería o hacerlo online a través de las miles de librerías digitales que existen, pero es importante que lo hagamos juntos. La portada, la sinopsis y las reseñas del libro serán nuestra mejor referencia a la hora de elegir un buen libro para comenzar. Podemos incluso hacer una lista común donde cada uno proponga lo que más le apetece y realizar un sorteo para ver por dónde empezamos.

Leer en alto juntos

En el caso de los clubes de lectura para niños, es bueno no solo comentar la lectura al final, sino además leer juntos el libro. Esta lectura en grupo va a favorecer sus capacidad lectora, pero además otras muchas habilidades, como la expresión corporal o la capacidad de escucha y atención. Podemos crear turnos, ir improvisando según les apetezca, e incluso crear una lectura teatralizada en la que cada uno ponga voz a un personaje de la historia. Pero lo más importante es no obligarles -NUNCA- a leer en alto. Empezaremos nosotros los primeros capítulos y de vez en cuando les propondremos si quieren continuar. Ya veréis como sí que quieren.

Puntuaciones y ranking (juntos)

Toca el momento de comentar la lectura. Aquí no debemos aleccionar ni imponer nuestra opinión. Tiene que tratarse más bien de un espacio libre para que cada uno cuente lo que más le haya llamado la atención de la lectura. Podemos hacer que sea divertido, por ejemplo creando fichas de preguntas que agilicen y guíen (*a continuación os dejaré algunos ejemplos, aunque sería bueno adaptar estas preguntas a cada libro en concreto). Para terminar, podemos establecer unos baremos de puntuación y valorar el libro. Cuando llevemos varias lecturas podremos ir comparando el ranking y viendo qué libros van en las 3 primeras posiciones.

*Algunos ejemplos de ficha de preguntas:

Todo esto requiere mucho tiempo, sí, pero es que nuestros hijos requieren de nuestro tiempo. Si no se lo damos, entonces estaremos perdiéndonos el segundo momento más mágico de nuestras vidas (el primero fue nuestra propia infancia). No dejéis que se os pase de largo y aprovechadlo al máximo.

Si vuestros hijos ya son más mayores, también podéis animarles a que creen su propio club de lectura con su grupo de amigos. Es una actividad que puede hacerles sentir acompañados, haciendo partícipes a sus amigos y creando una comunidad lectora a su alrededor. De esta forma os aseguraréis de que la lectura nunca caiga en el olvido.

¿Y vosotros, habéis hecho alguna vez algo parecido? ¡Contádnoslo todo!

Las bestias de la Llanura (fragmento)

Hoy he querido dejaros un fragmento que me encanta de “Los microscópicos”, que es el último libro infantil que he publicado (aunque es el primero que escribí, paradójicamente).

Se trata de un libro de Fantasía para niños a partir de 11 años que está lleno de aventuras: malos malérrimos, malos menos malos, malos que en realidad son buenos… y unos protagonistas que tienen un poder poco común y algo peligroso en las manos equivocadas. Será por eso que aquellos que no tienen ese poder los temen y los persiguen, sin entender que lo importante no es el poder que uno tiene, sino lo que es capaz de hacerse con él. Pero claro, la línea entre el bien y el mal no siempre está demasiado clara…

En este caso he elegido un fragmento del capítulo 7, cuando los microscópicos ya han descubierto que son microscópicos y son perseguidos por la Liga Antimicroscópicos. Aterrizan sin querer en la gran Llanura, donde viven algunas criaturas… poco adorables: smúkers, jorks… ¿Conseguirán nuestros protagonistas escapar y llegar hasta la Facultad de Microscopía? Esperemos que sí:

En cuanto todos consiguieron llegar a la azotea, Sonna estrujó su mente y empezó a mover las partículas de tierra que había bajo el edificio, haciendo que lo engulleran a gran velocidad..

—¡Agarraos! —chilló Simbao.

Los chicos se sujetaron a lo que pudieron, a tiempo de no caer al abismo de casi veinte metros de altura. Pero la estructura amenazaba con tragárselos también a ellos.

Segundos antes de que el fango pantanoso se comiera el edificio entero, Simbao rodeó a los chicos con un cable largo que sacó de su bolsifago y dio un enorme salto con sus patas de saltamontes, tirando muy fuerte de ellos. Los chicos gritaron asustados y rodaron por el suelo justo en el momento en el que las últimas vigas metálicas desaparecían de la vista.

Sonna se acercó a ellos dando largas zancadas, y de un calambrazo dejó inmovilizado al hombre saltamontes, que se retorció en el suelo.

—Se acabó la aventura —les dijo a los tres micros­cópicos con una mirada inquisitiva—. Debemos irnos antes de que…

—Sonna… —la interrumpió su compañero Éibel.

—Luego, Éibel —chasqueó ella, muy molesta.

—Sonna… —repitió Éibel.

—¿Es que no ves que estoy ocupada?

—Sonna…

—¡¡¡QUÉ!!!

Su compañero, mudo de pánico, señaló la llanura con el dedo índice. Delante de ellos había toda una manada de lobos con grandes zarpas e intensas llamas azuladas saliendo de su pelaje. Mientras los rodeaban, gruñían y enseñaban unos colmillos curvos y afilados bastante más grandes que los de un lobo común.

—¡Esmúkers! —refunfuñó el hombre saltamontes mientras recuperaba la movilidad—. Claro, los habréis despertado con vuestra brillante idea. Las llanuras no deben removerse o…

Sonna le dio un puntapié a Simbao para que se callara y después se preparó para atacar a los lobos.

—Venid, bonitos… Venid con mamá… —les instó.

Los esmúkers dejaron de gruñir y se abalanzaron contra ella. La agente antimicroscópica creó un escudo protector a su alrededor mientras su compañero Éibel se cargaba de valor para lanzar sus relámpagos eléctricos.

Entre los dos estaban consiguiendo desviar a las bestias antes de que llegasen hasta ellos, aunque cada vez salían más y más de detrás de los edificios fantasmales y los rodeaban con gañidos desafiantes.

Los tres chicos miraban perplejos la escena, sin saber si debían moverse o quedarse donde estaban.

—Son lobos, lobos enormes —le dijo Enzo a Ocilbán, tratando de sonar tranquilo—. Están envueltos por… ¿fuego azul? 

—Son horribles, ¡horribles! —sollozó Acha, que se había tapado los ojos.

Y de pronto, en medio de la batalla, los esmúkers se quedaron paralizados, husmeando el suelo y estirando las orejas. Como si fueran las criaturas más mansas del mundo, escaparon con el rabo entre las piernas.  

—Parecen adorables y todo… —gruñó Enzo algo más tranquilo, pero el hombre saltamontes no estaba tan contento. Se incorporó con recelo y les hizo callar.  

—Esto no pinta nada bien… —farfulló olisqueando el aire—. Nada bien…

*Ilustración de Ruth Handayani

¿Cómo hacer que tus hijos lean, y por qué?

Prácticamente todos recordamos los libros de nuestra infancia, sus ilustraciones, su olor y los que sus historias nos hicieron sentir. Historias de piratas, puertas que llevan a otros mundos y aventuras de pandillas de verano. ¿Cómo no podríamos querer lo mismo para nuestros hijos?

Muchos padres se conforman con decir que sus hijos ven películas, que así también alimentan su imaginación, pero os voy a explicar cuál es la diferencia entre leer en libro y ver una película. Esto, por supuesto, se puede extrapolar también a la mente de un adulto.

Cuando vemos una película, se nos dan hechas las imágenes que tenemos delante. Todos ponemos cara a Harry Potter, la del actor Daniel Radcliffe, porque la Universal decidió que esa era la cara que debía tener. Pero antes de eso, antes de que se estrenara esa película, existimos millones de niños que veíamos a Harry Potter de millones de formas diferentes.

Y es que es eso precisamente lo que nos brinda la lectura, nos permite crear nuestras propias imágenes, únicas e irrepetibles. Si hiciéramos un experimento y leyéramos la descripción de un paisaje a varios niños, instándoles a pintarlo, veríamos que cada niño ha percibido ese mismo paisaje de una manera muy diferente, a pesar de provenir todo de una misma descripción.

Leyendo libros creamos imágenes en nuestra cabeza, y esto no solo hace que seamos más creativos, sino que nos define como personas. Esa definición queda perdida cuando ya nos imponen una cara o un paisaje. Y es por eso que leer es tan importante, sobre todo en la infancia, porque las conexiones que se crean en nuestro cerebro nos permiten adquirir herramientas que luego nos ayudarán a ser mejores en la vida.

Pero claro, es mucho más cómodo darle al play… Sin embargo, a través de mi experiencia en los diferentes clubes de lectura me he dado cuenta de que los niños, una vez descubren lo que es leer, resulta que disfrutan como los que más. Esto quiere decir que el problema no está ahí. A los niños les gusta leer. ¿Qué ocurre entonces? ¿Por qué no conseguimos que lean? Y lo más importante, ¿qué podemos hacer para solucionarlo?

Los niños de hoy en día no saben leer.

Me encuentro a menudo con problemas de dislexia, lectura sílaba a sílaba y el dedo bajo las palabras (¡con 11 años!). Esto indica que no ha habido mucha lectura en sus vidas. Y claro, tampoco es divertido leer si no eres capaz de procesar lo que lees con agilidad.

La solución a esto es empezar desde que son pequeñitos, para que sigan un aprendizaje de la lectura adecuado. Si ya llegamos tarde para eso, no pasa nada. Podemos probar a hacer una lectura conjunta, juntándonos padres y hermanos para ir leyendo en alto diferentes pasajes. Leer en alto es la mejor forma de aprender a leer. De esta forma se les hará más ameno. Elegid libros con letra más grande y de una longitud más pequeña. Así no se les hará pesado al principio. Poco a poco veréis como querrán más.

Mi recomendación: CREAD UN CLUB DE LECTURA FAMILIAR y reuníos a leer al menos 2-3 días a la semana. Podéis ponerle un nombre chulo, elegir juntos los libros que se van a leer, puntuar las historias y comentar la lectura al finalizar cada día. Esta actividad no solo les animará a leer sino que creará un vínculo mucho más fuerte en la familia.

Las pantallas lo han ocupado todo.

Este es quizá el mayor problema que podemos encontrarnos. La televisión, los videojuegos, Netflix y Youtube… Miles de horas desperdiciadas… En mi casa, cuando era pequeña, después de cenar nos íbamos a la habitación a leer. Siempre había un libro muy suculento preparado para ser devorado. Mis padres sí que lo hicieron bien, y no puedo estar más agradecida.

Y es que justo ese ratito antes de dormir es el mejor momento para la lectura, porque la fina línea que existe entre la magia de los libros y la magia de los sueños hace que todo se magnifique. Al final acabas soñando con abordajes, búsquedas del tesoro y dragones. Solo hay que apagar la tele y los móviles un ratito, ponerse cómodo y elegir un libro que nos motive. El primer día os tirarán el libro a la cabeza, pero después de una semana empezarán a pediros más y más libros y nada podrá detenerles. Vuestros hijos habrán descubierto el gran secreto.

Mi recomendación: CREAD UN CUADERNO DE SUEÑOS Y AVENTURAS en el que vuestros hijos puedan apuntar todo lo que ocurre en sus cabezas. Que no sea una actividad obligatoria, sino más bien un modo de expresar las cosas que les preocupan o que les maravillan. Decorad ese cuaderno para que sea mágico, no un cuaderno cualquiera, y dejadlo siempre en su mesita de noche.

¡Vamos a reactivar la lectura! No solo entre los más pequeños de la casa. Porque ellos leerán si nos ven leer a nosotros. ¿Os apuntáis a esta nueva misión?

Mateo y la bruja Gina

“No hay cosa que a Mateo le dé más miedo en el mundo que el jardín tenebroso de la casa espantosa de la bruja Gina. Bueno…, en realidad sí hay algo que Mateo teme todavía más, y es ¡a la propia bruja Gina!. Una niña de piel verde y pelo blanco, que recita extraños conjuros y hace magia con su varita”.

“Mateo y la bruja Gina” me llegó la semana pasada y le he buscado un hueco lo antes posible porque tenía una pinta increíble. Es un libro para peques de aproximadamente 6-8 años, que les enseña, a través de una divertida historia con casas mágicas, dragones y jardines encantados, que aunque todos seamos diferentes por fuera en realidad somos iguales por dentro. De hecho, estas diferencias son las que pueden hacer del mundo un lugar mejor y más provechoso.

Una novela muy positiva y necesaria, llena de magia y aventuras, que no puedes parar de leer hasta el final. Su autora, Áurea Poncelet, es una cordobesa, marbellí de adopción, que ya desde pequeñita sentía pasión por la escritura (con 8 años ya escribía cuentos y poemas). Su primera novela, Ratolescencia, es un libro también fantástico, dedicado una edad un poco más avanzada. La historia de “Mateo y la bruja Gina” va acompañada además de las preciosas ilustraciones de Alexis Barrio.

¿Os apuntáis a la aventura? 

Si os gusta este libro, podéis conseguirlo en este enlace.

El libeloso

“En Subetealarbol todo es posible: cocodrilos que hablan, animales que se mezclan con otros, mares de colores, duendepás, ballepientes, vacafantes…”.

“El libeloso” es un libro de aventuras y de fantasía que me ha cautivado por su originalidad y su ternura. Trata temas como el compañerismo, la aceptación, la tolerancia, la amistad, las responsabilidades y la gestión del estrés. Su edición, además, está muy cuidada y sus ilustraciones y sus colores te llaman a gritos.

El libeloso es mitad libélula y mitad oso. ¿Que cómo puede ser? ¡Pues abre el libro y empieza a leer!

A partir de 7 años

Si te gusta este libro, puedes conseguirlo aquí

Sinopsis: “Crispín, un niño de carne y hueso, se adentra sin explicación alguna en Subetealarbol, una aldea fascinante. Allí conocerá al libeloso, mitad libélula, mitad oso; y a Cholillo, un pájaro algo descarado. Juntos vivirán aventuras y redescubrirán la capacidad de asombro del ser humano y la ingenuidad de la más tierna infancia.

Autora: Celia Gutiérrez Tamayo
Ilustradora: Elena Jiménez Pérez de Algaba

Editorial: Mr Momo

Celia Gutiérrez Tamayo (autora): Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Desde muy pequeña estuvo vinculada al mundo de la escritura y la literatura, sin aparcar por ello su vocación periodística. Aunque “Moscas volantes en la mirada” fue su primer libro publicado, “El libeloso” es su primer cuento, una colaboración realizada junto a sus hijos Julia y Nicolás Cáceres.

Elena Jiménez Pérez de Algaba (ilustradora): El dibujo ha sido desde siempre una de sus actividades predilectas, hasta convertirse, junto con la ilustración, en su aspiración para el futuro. Sus preferencias siempre han sido y serán los monstruos, híbridos y las metáforas visuales. En resumen, la fantasía. @hallentine

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario más abajo y cuéntanos tu experiencia con este libro 

Trabalenguas divertidos para niños aburridos

Los trabalenguas ayudan a fortalecer la memoria, a superar la frustración, ejercita a vocalización y nos enseña a reírnos de nosotros mismos, fomentan la imaginación y mejoran la fluidez y el conocimiento del lenguaje. ¡Pero es que además son súper divertidos!

Gema Huerta ya me había llamado la atención con su primer libro “Tu primer día en la escuela de magia Hygge: Clase A”, por su capacidad para atraer al lector, por sus valores implícitos en sus páginas y por sus conjuros mágicos. Ahora, con “Trabalenguas divertidos para niños aburridos”, esos conjuros se convierten en divertidos trabalenguas que os engancharán este verano y os enseñarán todas esas cosas que he mencionado arriba.

Os dejo algunos de sus trabalenguas (no muchos, si queréis leer más tendréis que conseguir el libro):

Consigue el libro pinchando aquí

El abrazo del árbol

Lo he visto entre mil libros y he pensado.: “No lo compres, Belén, no lo compres…”. Pero ya era demasiado tarde. ¡Flechazo instantáneo! Lo peor de todo es que por dentro es mejor que por fuera (como suelen ser las cosas).

Miguel, su protagonista, es un niño muy miedoso. Lo que más le asusta es un árbol que hay de camino al colegio. Sin embargo, tendrá que vencer sus miedos cuando su perro Gustavino se pierda entre las ramas de este árbol. Una visión muy acertada de cómo afrontar los temores durante la infancia a través de la imaginación.

IMG_20191205_181440   IMG_20191205_181537

El mundo maravilloso que Miguel encontrará dentro del árbol le cambiará por completo. Un elefante amarillo, un pájaro rojo y tres luciérnagas le indicarán el camino y le ayudarán a reflexionar sobre sus miedos. Al final del recorrido le espera una misteriosa mujer que le hablará de la magia de las palabras y del poder de la imaginación para superar el temor. Miguel volverá a casa con Gustavino, pero antes, sentirá el  abrazo del árbol al que tanto había temido.

IMG_20191205_181645    IMG_20191205_181509

Autor: Ana Alcolea
Ilustraciones: David Guirao

Editorial: Anaya

¡Si te gusta puedes conseguirlo aquí! 

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario más abajo y cuéntanos tu experiencia con este libro 🙂

LA NIÑA INVISIBLE

“En tiempo de los abuelos de los abuelos de tus abuelos, cuando aún no se habían inventado los “buenos días”, Trog quiso hacer el Viaje. Pero en la tribu de los Invisibles, el Viaje solo lo hacían los niños. Y Trog era una niña”.

IMG_20191111_172551.jpg

Con esta premisa comienza la aventura de Trog, la niña invisible que decidió no amoldarse a las costumbres de su pueblo y se lanzó a seguir su corazón. Este premio El Barco de Vapor 2018 os llevara por ríos, bosques y montañas, mientras aprendéis a sobrevivir y a amar la naturaleza.

Es un libro que se lee muy fácilmente y tiene un punto de humor estupendo. Las ilustraciones, además, acompañan el texto y hacen que la aventura sea muy visual. Lo encuentro perfecto para lectores de entre 8 y 10 años.

Autor: Puño
Ilustraciones: Marta Altés

Editorial: SM

¡Si te gusta, puedes conseguirlo aquí! 


Puedes echar un ojo a más fotos del libro: 

 

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario más abajo y cuéntanos tu experiencia con este libro 🙂

EL MALO MEDUSA

Hace unos días llegó a mi casa “El malo Medusa”, un precioso libro de Susana Martín Garea, ilustrado por Pedro de Villota. Es una historia que te tiene desde el principio, de fácil lectura, para niños de 3 a 7 años, y contiene una gran enseñanza, como todo buen cuento.

El malo Medusa fue hecho para ser todo un villano. “Provoca escalofríos, como un helado de espinacas y berenjenas”. Pero se siente solo, muy solo. A lo mejor lo único que necesita el malo Medusa es encontrar una buena amiga, alguien que sepa ver su interior, que no es tan malo como parece.

IMG_20191115_181609.jpg

El malo Medusa surgió entre guerras de almohadas y charlas en la cena. Así, Susana descubrió lo aburrido que es ser malo, pero malo de verdad, con las respuestas cargadas de dulzura y sensatez infantil de su pequeña (que también nos deja un súper dibujo del malo Medusa, como veréis más abajo).

Las ilustraciones acompañan muy bien el relato y además se incluyen elementos que permiten al lector interactuar con el propio libro. A continuación os dejo algunas páginas para que os enganchéis un poco.

IMG_20191115_181831  IMG_20191115_181854img_20191115_181940.jpg  IMG_20191115_181745


SOBRE LA AUTORA

Susana Martín Garea estudió Derecho, pero terminó imaginando una vida muy distinta en el teatro o viajando por el mundo. La vida y el amor la llevaron a Singapur, donde formó una pequeña familia de tres. Allí tuvo la oportunidad de dedicarse a escribir. Tiene su propio blog: Mi Mundo y Alrededores, y ha publicado el libro “Relatos de Mujeres Viajeras 2015”, pero además ha colaborado en webs y revistas, como We Moms Life, Compartiendo Macarrones, Mamás por el Mundo, y “Nosotras” de la Spanish Speaking Women Association de Singapur. Ahora publica su primer cuento infantil, “El Malo Medusa”, mientras escribe su primera novela para adultos y prepara más aventuras sobre este villano redimido.

IMG_20191115_182020.jpg

SOBRE EL ILUSTRADOR

Pedro de Villota es diseñador industrial y lleva toda su vida dibujando sobre cualquier soporte que se le ponga por delante: cuadernos, papeles, servilletas. Ha estudiado con maestros como Mark Tennant, Nicolás Uribe, Sean Cheetham o Hollis Dunlap, y ha ganado numerosos premios: primer premio en el VII Concurso de Pintura y Fotografía de la Autoridad Portuaria de Baleares, tercer premio en el Concurso de Pintura Ciudad de Mahón 2017 y seleccionado en el XL Certamen de Minicuadros de Elda 2019. Además, sus cuadros se han podido ver en diversas exposiciones colectivas: en la galería VidrArt de Ciudadela, en la exposición “Haciendo barrio” del Centro Conde Duque de Madrid o en la exposición “Uma Sankar” en beneficio de las ONG Shanga India y Un Plato de Comida, celebrada en Madrid. “El Malo Medusa” es su primera incursión en el fantástico mundo de la ilustración infantil.

IMG_20191115_182124.jpg


SINOPSIS: “Al Malo Medusa le hicieron con pinta de malvado para asustar a todo el mundo, pero se le da fatal. La verdad es que no le gusta ser un malo redomado porque no puede jugar con nadie y siempre está solo. Además, sus superpoderes no le sirven para nada. Hasta que conoce a Berta, una niña a la que le gusta jugar a los superhéroes y que no se asusta de su nuevo amigo. Ella le enseñará que no hay nada que no se pueda conseguir con un abrazo y una sonrisa, y le invitará a vivir nuevas aventuras”.

Autora: Susana Martín Garea
Ilustrador: Pedro de Villota
Editorial: Mr. Momo

¡Si te interesa, puedes encontrarlo en el blog de la autora, que lo envía con dedicatoria y todo!

 

IMG_20191113_141002.jpg

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario 🙂

MIRA, MIRA, ¿QUÉ VES?

¿Es nuestro celebro la maquina más compleja y perfecta del mundo? Tal vez sí, o tal vez engañarlo sea mucho más fácil de lo que creemos… “Mira, mira, ¿qué ves?” es un libro casi mágico, estupendo para ver cómo las cosas no son siempre lo que parecen.

Sus páginas interactivas, además, hacen que sea muy divertido y que los lectores de 4 a 6 años puedan experimentar con sus propias manos.

IMG_20191108_221511.jpg

Autora: Àngels Navarro
Editorial: Combel

Como mis vídeos salen muy temblorosos, os dejo la muestra de la propia editorial Combel, donde pueden verse muchas de las ilusiones ópticas de este fantástico libro: 

 

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario 🙂

APRENDIZ DE CABALLERO

Sam quiere cambiarse el nombre y convertirse en un caballero, pero la cosa no es tan fácil… Sin embargo, un inesperado viaje a casa de sus tíos le dará la oportunidad perfecta para conseguirlo. 

IMG_20191106_170531

Así  comienzan las aventuras de la colección “Aprendiz de caballero”, escritas en el diario de Sam J. Butterbiggings con un estilo desenfadado, genuino y muy directo. En esta aventura, Sam y su prima encontrarán un miedoso dragón dentro de un pozo. Sacarlo de ahí será una misión digna de cualquier caballero andante. Pero tendrán que hacerlo sin que se enteren sus tíos. 

Lo que más me ha gustado ha sido su originalidad. Hace tiempo que no leía un libro que me transportara tanto a su mundo.Y sus divertidos personajes: la detestable prima Prunella, la tía Eglantine, el tío Archibald y el pájaro garabato.

 

IMG_20191106_171033

Autores: Vivian French y David Melling
Editorial: Edelvives

¡Si te gusta, puedes conseguirlo aquí!


Puedes echar un ojo a más fotos del libro: 

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario más abajo y cuéntanos tu experiencia con este libro 🙂

EL PEQUEÑO JARDINERO

“No parecía gran cosa, pero para su jardín él lo era todo”.

IMG_20191027_183652

“El pequeño jardinero” es una auténtica delicia. Sus dibujos nos introducen entre las hojas de un frondoso y mágico jardín y nos enseñan, a pequeños y mayores, valores como el cuidado de las cosas y la necesidad de pedir y recibir ayuda de los demás para poder crecer.

No siempre podemos hacer las cosas solos, formamos parte del mundo. Y con esta preciosa fábula nos damos cuenta de que muchas veces es bueno salir de nosotros mismos y dejar que otros hagan su parte del trabajo. Si no acabaríamos agotados, como el pequeño jardinero del cuento.

Sus ilustraciones son una maravilla y cuenta una historia poco común, aunque es cierto que el texto se queda algo corto. Las imágenes tienen todo el protagonismo, pero se echa de menos una trama un poco más trabajada.

IMG_20191027_181052

IMG_20191027_180823

IMG_20191027_180753

SINOPSIS: “Emily Hughes, autora  de “Salvaje”, vuelve a deleitarnos con la conmovedora historia de un muchacho apenas más grande que su mascota que se siente incapaz de afrontar el trabajo que supone cuidar de su exuberante jardín. Hasta que un día decide pedir ayuda. Una delicada fábula sobre la perseverancia, el entusiasmo y la fuerza del amor que hará las delicias de los más pequeños y enternecerá los corazones de los mayores”. (Sinopsis de Impedimenta.es).

Autora: Emily Hughes
Editorial: Impedimenta

 

¿Y tú, lo has leído? ¿Qué te ha parecido? Si te apetece deja tu comentario más abajo y cuéntanos tu experiencia con este libro 🙂