Juegos para despertar la curiosidad por los libros

Imagino que a muchos de vosotros os habrá hecho sonreír la imagen de Bastian refugiándose en ese gimnasio del colegio para engullir las páginas de La Historia Interminable. Pues eso es, exactamente, lo que ocurre cuando un libro y un niño se juntan, que la realidad y la ficción se funden y comienza la magia. ¿No es maravilloso?

Hoy me gustaría proponeros una serie de juegos con los que podremos despertar la curiosidad y capacidad creativa de los niños, para que se animen a coger un libro y descubrir la historia que lleva dentro. Muchas veces el hecho de abrir un libro y ponerse a leer puede resultarles aburrido o desalentador, pero si le añadimos una pizca de emoción podemos hacer que se metan de lleno en la lectura.

Imagen de freepik

Crea una nueva portada

Una vez ya hemos conocido la historia un poco de cerca, podemos jugar a diseñar una nueva portada que represente lo que está siendo para nosotros el libro. Tal vez elijamos un escenario diferente o el personaje nos lo imaginemos de otra forma. Es un ejercicio fantástico para sacar ceras, acuarelas, recortes y todo tipo de material para manualidades. Tal vez se nos ocurra hacer un collage con restos de revistas o una pequeña maqueta en 3D. Todo es posible si lo imaginamos.

¿Qué va a pasar?

A menudo fantaseamos con lo que pasará en las siguientes páginas. A veces acertamos y otras nos dejamos sorprender totalmente por la historia. Podemos utilizar este recurso para imaginar, por ejemplo, el final que tendrá el libro. Dedicar un ratito a crear diferentes opciones nos ayudará a meternos más aún dentro del libro, a conocer mejor su mundo y sus personajes y a descubrir nuestra faceta más creativa. ¿Sabéis qué es lo más divertido? No acertar para nada con el final real.

Busca una banda sonora

No hay nada más envolvente que la banda sonora de una película. Los libros, por desgracia, no la tienen. ¿O tal vez sí? Vamos a arrancarnos a juntar una buena banda sonora, con trocitos de aquí y de allá y canciones que nos evoquen algo parecido a lo que leemos . No solo será un juego divertido sino que trabajaremos las emociones del libro a un nivel más interactivo. Podéis hacer incluso una lista en Spotify u otras plataformas o grabarlo todo en un CD para que quede para el recuerdo.

El personaje perdido

Vamos a imaginar a nuestro personaje favorito del libro en otro lugar. Podríamos situarlo en nuestra ciudad, en otro libro diferente, en la época medieval. ¿Cómo actuaría? ¿Se sorprendería? ¿Su historia sería muy diferente? Es algo así como el famoso spin-off, sacar algo de una historia y crear otra historia diferente a partir de este elemento. A mí me encanta realizar este ejercicio constantemente. Cuando termino un libro siempre me da mucha pena, y a a veces continúo una nueva aventura en mi cabeza con alguno de sus personajes.

Sobre el autor/a

Los libros no se escriben solos, y está bien que los niños lo sepan, que conozcan a los autores de sus libros favoritos. Puede ser un buen ejercicio realizar una búsqueda del autor o autora del libro que nos estamos leyendo y analizar el contexto y cómo ha podido influir en las páginas que ha escrito. Podemos preparar algunas preguntas y hacer una entrevista (ficticia o real si es posible) a este autor o autora.


Y ahora os dejo a vosotros. ¿Se os ocurre algún otro juego?

¿Queréis contarnos el resultado de vuestros ejercicios creativos?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s